mujer triqui

Juana Ramírez pertenece a la etnia triqui, migró hace más de una década a Baja California, ella como miles de migrantes han sido obligados a salir de sus comunidades de origen en busca de mejoras en sus condiciones de vida, es por esto que trabajan como jornaleros en los campos del valle de San Quintín. Las mujeres triqui se caracterizan por su conocimiento ancestral en la confección de ropa para hombres, mujeres y niños. Tejen en telar de cintura, confeccionando vestidos para su uso y venta.

En la comunidad de San Quintín el uso de las plantas medicinales por parte de mujeres es común y es forma parte de su identidad étnica, ya que muchas de ellas son parteras, las cuales han sido instruidas por las abuelas durante años hasta adquirir la destreza necesaria y brindar su atención a las mujeres embarazadas de su comunidad.

Doña Juana – como es conocida - es partera y utiliza plantas medicinales tradicionales para ayudar en su comunidad. Esta práctica la aprendió mediante sueños cuando vivía en Oaxaca.

Las mujeres están trabajando con el apoyo de ONG Andamio Social en la mejora de un terreno que les fue otorgado para formar un parque. La intención es que logren apropiarse de este espacio y éste a su vez beneficie a la comunidad como un lugar de cohesión social. Ellas quieren construir un vivero de plantas medicinales para su uso.

El poblado de San Quintín tienen un alto índice de tuberculosis, desnutrición y drogadicción. Para casi 100 mil habitantes no hay drenaje esto aunado a la falta de agua trae consecuencias de salud publica graves. La Casa de la Mujer Indígena trabaja con el objetivo de brindar atención a la población femenina de la región brindando servicios de salud y orientando temas relativos a violencia de genero y intrafamiliar.

Oaxaqueños de diferentes etnias ha encontrado su lugar en San Quintín